Con el uso del Estabilizador Inductivo Magnético (EIMA) que produce un campo electromagnético pulsátil de baja frecuencia, se logra una importante mejoría en los flujos corporales, su eficiencia ha sido evaluada en el Hospital Juárez de la Secretaria de Salud.

La magnetoterapia con estimulación electromagnética es conocida también como bioelectromagnetismo o electromagnetismo terapéutico. En esta terapia se aplica una energía que recibe el nombre de campo electromagnético (con nuestro equipo EIMAusamos un campo de baja frecuencia y pulsátil). Con la aplicación de este campo, se logra una terapia que tiene varios efectos conocidos y estudiados:

  • Mejora la circulación de la sangre (al acelerar el desplazamiento de hemoglobina en los vasos sanguíneos y disminuir los depósitos de calcio y colesterol) y limpia las venas y arterias.
  • Influye en eventos celulares pues mejora la transcripción, transducción y traducción en la célula. Influyendo en la producción endógena de hormonas, proteínas, enzimas y neurotransmisores, en respuesta natural.
  • Disminuye las inflamaciones
  • Disminuye la acidez, regula el PH
 

 

Estas características terapéuticas permiten tener la posibilidad de que se restablezca la salud de una manera completa y natural, en el caso de enfermedades que son causadas por mala circulación, como son la presión alta o baja, o enfermedades del corazón.

Respecto a su influencia en eventos celulares, permite evitar los errores que ocasionan las enfermedades autoinmunes y enfermedades ocasionadas por deficiencia en el metabolismo celular. Ayuda a la producción de energía propia (ATP) y contribuye a tener un descanso reparador.

Los efectos de esta terapia natural son sentidos como un regreso al estado de salud, este regreso a la salud es un proceso natural holístico, en el que los síntomas de la enfermedad disminuyen paulatinamente.

En algunos casos la mejoría se siente desde la primera terapia, mientras que en otros casos pueden pasar varias sesiones antes de que la mejoría sea evidente. Esta terapia se ha aplicado con éxito en cientos de casos a pacientes de muchas enfermedades (incluyendo algunas que pueden considerarse como crónicas y degenerativas).

La magnetoterapia (estimulación electromagnética) se ha combinado con la ozonoterapia para aumentar las posibilidades de lograr que el cuerpo responda y logre restablecer su salud.

Esta terapia se puede recibir desde diariamente hasta una vez cada 14 días para poder considerar que sus efectos sean acumulativos.

La magnetoterapia no presenta efectos secundarios negativos.

NOTA: La única contraindicación para la terapia electromagnética que usa campos pulsátiles de baja frecuencia es tener instalado marcapasos.

Creado por 4PM Marketing